Ciudadanos mantiene que la agresión fue planificada

El sonado caso de la agresión a los dirigentes del partido durante el pasado día del orgullo gay ha sido uno de los acontecimientos más sonados del año, y parece que está muy lejos de acabar. Y es que hoy C’s ha vuelto a denunciar ante la Fiscalía General del Estado reiterando que la agresión fue organizada. Una denuncia que consta de más de 37 hojas y en las cuales se redactan detalladamente todos los acontecimientos, así como las agresiones tanto verbales como físicas.

Un suceso muy violento y de incitación al odio, que envolvió a los representantes del partido naranja

El hecho de que se crea sea un acto premeditado es debido a que, las personas que atentaron contra la integridad de los representantes políticos llevaban consigo pancartas previamente fabricadas donde se les recriminaba o directamente se les insultaba, un acto premeditado sin duda alguna y una prueba irrefutable que a buen seguro El Tribunal tendrá en cuenta a la hora de juzgar la sentencia.

Otra particularidad de los individuos (los cuales aún no han sido identificados) es que vestían prendas naranjas, en lo que se cree una clara provocación a los integrantes del partido, ya que este es el color que los representa.

Por su parte, el partido de C’s, representado por Alber Rivera, pide a la fiscalía que utilice las numerosas cámaras del Paseo del Prado para identificar a los culpables y poder llevarlos así ante la ley. De igual forma, se insta a llamar a declarar a todos aquellos integrantes dentro del partido que sufrieron este agravio.

Además de los insultos, las burlas, mofas y vejaciones, los causantes del conflicto propinaron diversos golpes con objetos (botellas, latas de cerveza, etc.) E inclusive les arrojaron líquidos: desde agua, hasta orina.

En total son hasta tres los delitos de los que serán acusados todos aquellos que participaron en este suceso, entre los cuales encontramos: amenazas, injurias graves y delito de odio. Entre todos, estaríamos hablando de entre unos 4-8 años de cárcel, dependiendo del tipo de sentencia que se estableciese y, por supuesto, si se consiguiese identificar a los culpables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *