El alquiler cada vez más caro

Cada día tomar esta opción se vuelve más complicada

    Cuando decidimos marcharnos de casa, salir de la cobija de nuestros padres e independizarnos, tenemos solamente dos opciones para llegar a tal punto: comprar una vivienda o alquilar una casa, un anexo o una habitación. La opción de compra es factible, pero en la mayoría de los casos las personas optan por alquilar, bien sea porque no tienen el dinero suficiente para comprar una vivienda o porque sencillamente desean solo experimentar qué se siente vivir solos.

   Para cualquiera de las dos opciones que elijamos necesitamos obligatoriamente un ingreso fijo de dinero mensual, para poder costear el pago del alquiler (o cumplir con las cuotas de haber comprado la vivienda a plazos) y poder hacer lo propio con los servicios que ameritan vivir en esta, como luz, agua, internet, calefacción, entre otros. Desde hace unos años hasta el día de hoy, han venido subiendo considerablemente el precio de los alquileres, desde las casas más grandes hasta los más chicos, simplemente suben de precio y las inmobiliarias sacan provecho de todo esto.

   ¿Existe alguna razón para que esto suceda? Muchos expertos añaden que este fenómeno se debe desde que hace ya casi una década comenzó la famosa crisis económica mundial, donde por la avanzada de los elevados costes de muchos rubros, el alquiler no podía quedarse por fuera y también tenía que alzarse y automáticamente subir. En países de Europa donde la crisis económica mundial castigó con fuerza, como Portugal, España, Grecia, Italia, entre otros, los niveles de desalojo aumentaron en un 55% por ciento, una cifra espeluznante, dado a que situaciones como estas eran poco vistas en décadas anteriores.

   Yéndonos a otro continente, en varios países de Suramérica también están padeciendo en la actualidad la subida descomunal del precio de los alquileres, volviéndose cada día más difícil el poder ser independiente. Países como Argentina, Colombia, Chile y Venezuela, han sentido con fuerza lo costoso que se ha convertido rentar un lugar para vivir. Cada uno con sus problemas diversos, quizás unos más que otros, pero igual no escapan de la situación que enfrenta parte del mundo. En Venezuela por ejemplo, desde el año 2017 hasta ahora en el 2019, han sufrido de una inflación de dos millones por ciento, lo que ha hecho que millones de venezolanos tengan que emigrar a los países vecinos, buscando una mejor calidad de vida y entre esa calidad podemos agregar encontrar un lugar para vivir. La hiperinflación que vive en la actualidad este país caribeño ha disparado los precios de la comida, la ropa, el transporte y por supuesto el coste de los alquileres, que se ha disparado según últimos estudios en un millón por ciento.

    Volviendo al tema a nivel global, debemos pensar bien y sacar muchas cuentas al momento en que queramos comenzar a vivir solos. Ya comentamos que necesitamos antes que nada un ingreso fijo mensual, pero también debemos agregar a esto que nuestro plan sea tener un empleo que nos pueda servir de respaldo y sentirnos confiados para que el ingreso sea constante y no inconstante, porque esto puede volverse en contra de nosotros y correr con el riesgo de no pagara a tiempo de que nos hagan desalojar, cosa por demás vergonzosa y que causa mucha indignación.

   Otra opción que podemos manejar para conseguir alquileres no tan caros, es irnos a ciudades que no sean de gran demanda. Esto sucede por lo general con las ciudades que son capitales de países. Por ejemplo no va a costar igual un alquiler en el centro de Madrid, que en un pueblo de Málaga. Debemos ingeniárnoslas para que la subida de estos precios no nos afecte tanto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *